Páginas

miércoles, 29 de abril de 2015

La chica del trombón.


A saber por qué hoy me revive de nuevo el blog, después de tanto.
Ni ha sido lo único, ni posiblemente lo mejor en este tiempo, y ni siquiera se lo puedo atribuir a las cosas de esta primavera que aún no me termina de cuajar. Así que lo mismo se debe al olor de la madera de cedro de los lápices de colores, que a veces obra el prodigio de trasladarnos a otras primaveras y a otros tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada