Páginas

jueves, 29 de diciembre de 2011

Reflexión gráfica IV.


Todo estado de equilibrio requiere al menos un punto de apoyo.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Reflexión gráfica III.

Malentendido el libro que en lugar de abrir la cabeza, la aplasta.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Reflexión gráfica II.

Mal podrá guiarte quien ni sabe ni puede.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Reflexión gráfica I.


Todo lo que surge en vertical suele terminar en horizontal.

domingo, 9 de octubre de 2011

El aire húmedo de Roesler Franz.


Seguramente le deba el aspecto de algunas de mis acuarelas a Ettore Roesler Franz (1845‑1907), a quien descubrí en mi primer viaje a Roma, en 1999.
No poco tiempo le dediqué en su momento a estudiar qué le confería a sus acuarelas ese aspecto tan inequívocamente decimonónicas, más allá de sus temas o sus personajes. Aunque actualmente sus colores son imposibles, porque los pigmentos de hoy día no son los de entonces, me hizo ver la importancia de las veladuras a la hora de obtener colores improbables con otras técnicas. Igualmente me hizo descubrir la verosimilitud que a todo le dispensa la presencia de los degradados. Pero quizás lo mejor sea que me hizo ver que la humedad ambiente se puede representar, sin necesidad de poner al fondo una montaña celeste.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Solitudine.

Indudablemente, este embarcadero no se hizo ni para el transporte público ni para los habitantes de la isla. Supongo que el día que se llene de barcos, habrá fiesta en Torcello. Tal vez la soledad del sitio sugiera incertidumbre. En el dibujo es tangible.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Escenario.


Güelfos, gibelinos, papas y Viterbo en el siglo XIII. El escenario ideal para una novela de intrigas, y no menos para una acuarela.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Caffè ristretto.


No deja de resultarme curioso que se pueda asociar la vista a un olor o a un gusto, antes y mejor que a un sonido o a algo que se pueda tocar. Este lugar no puede dejar de evocarme un buen caffè ristretto, como no recuerdo haber tomado ningún otro café.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Supervivientes.


Posiblemente, la mayoría de las casa del centro histórico de Viterbo conocieron los desastres de la Segunda Guerra Mundial.
Posiblemente hayan conocido otras muchas guerras a lo largo de los últimos milenios.
Posiblemente se levanten sobre los restos y con los restos de las otras muchas casas que estuvieron allí antes que ellas.
Posiblemente aún desafíen la verticalidad, más por cansadas que por viejas.
Y posiblemente la mayoría sigan ahí mientras pueda existir la vida tranquila, mientras la economía dé para algún remiendo y mientras no llegue algún iluminado del rejuvenecimiento que nos arruine la posibilidad de imaginar historias.
Posiblemente.

jueves, 8 de septiembre de 2011

El símbolo perdido.

Muy poco queda del primitivo baptisterio de la basílica monumental de Santa Maria Assunta, a la que me refería hace poco hablando de Torcello. Como era habitual en los templos paleocristianos, el recinto se encuentra justo a los pies de la basílica, a la que servía de entrada para simbolizar que había que empezar por el bautismo para llegar hasta Dios. No creo que sea simbólico, pero hoy día se puede constatar que a los templos monumentales se suele entrar por la taquilla.

martes, 6 de septiembre de 2011

Río de la Miel.


El Río de la Miel se pierde entre las alcantarillas de Algeciras antes de llegar al mar. Sin embargo, aún ofrece a la vista y a la imaginación algún tramo de su breve curso que sin duda hubiera sido el gusto de los viajeros románticos del siglo XIX, por el origen árabe de su nombre y por su puente medieval, por su sugestiva cascada, por las ruinas de algún molino de agua y por la leyenda de haber sido camino de bandoleros y contrabandistas. Sus orillas son hoy día una ruta senderista, en la que la naturaleza sigue siendo tan amable y agradable, como lo es en tantos otros lugares de este sur inmerecido.
Recuerdo gratamente que la acuarelita —no más que un folio, como es costumbre en quien suscribe— es de esas en las que uno pierde la noción de estar trabajando sobre la superficie de un papel, para adentrarse en su superficie con el tacto de la imaginación. De esas en las que te sientes un auténtico gladiador del pincel, sobre todo en esa última hora de lucha contra los medios, en la que todo pasa definitivamente de la segunda dimensión a la tercera, y de la tercera a la cuarta para quien lo vivió.
Las demás cosa que me evoca, son otras historias.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Lápiz.


De vez en cuando es necesario liberar el lápiz para que haga lo que quiera, aunque no se entienda lo que quiso decir.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Septiembre.


Este otoño prematuro que riega en estos días el suroeste de la península, me ha traído a la mente —y al blog—, esta acuarela de los árboles del Parque de María Luisa que, a pesar de ser antigua, aún me huele a tierra mojada.
Sin dudas volverán las oscuras golondrinas, sí. Pero antes volverán la lluvia, el frío y el viento. Volverán el abrigo, la bufanda, los guantes, las botas y el sombrero. Volverán las grietas en las manos, las toallas húmedas y las sábanas frías. Y volverá Navidad, Fin de Año y Reyes Magos, sí, pero antes regresarán los días sin salir, las noches tan tempranas y las tardes de mesa camilla.
Definitivamente soy de sur y de sol, y ya miro al cielo con la esperanza de ver volver esas oscuras golondrinas, cuando todavía no se han ido.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Torcello, Ruskin y el trono de Atila.


Entre las atracciones de la isla de Torcello se encuentra un asiento de piedra, conocido como el trono de Atila. Es poco probable que el huno lo utilizara en alguna ocasión, pero se ve que el dato no le resta encanto porque son pocos los viajeros que se resisten a probar lo confortable que resulta —supongo— un mueble tan duro. Incluso John Ruskin lo utilizó en 1850 para hacer un dibujo de este mismo lugar —que se encuentra justo entre la basílica de Santa Maria Assunta y la vecina iglesia de Santa Fosca—, para lo que tuvo que girar 90º el cuerpo sobre el asiento, hacia su izquierda. El detalle puede que pase desapercibido si se considera la situación y la posición actual del trono, pero en alguna fotografía antigua se puede comprobar que por aquel entonces se encontraba justo al pie de una columna que sirve de base a una estatua de la Virgen, a unos dieciocho metros del lugar que ahora ocupa y con un giro inverso al referido anteriormente. Si la situación del punto de vista y el ángulo de visión de mi dibujo hubieran estado más próximos a los que adoptó Ruskin, tal vez hubiera resultado curioso comprobar que en ciento sesenta años tan sólo ha cambiado la elevación del suelo y la situación de los brocales. No deja de resultarme atractivo que aún se conserven algunos escenarios de las pequeñas historias —o de las grandes—, aunque hoy día Ruskin sólo hubiera podido dibujar unos cuantos árboles.

lunes, 29 de agosto de 2011

Venezia.


Com’è triste Venezia / Soltanto un anno dopo / Com’è triste Venezia / Se non si ama più / I musei e le chiese / Si aprono per noi / Ma non lo sanno / Che ormai tu non ci sei / Troppo triste Venezia / Di sera la laguna / Se si cerca una mano / Che non si trova più / Si fa dell’ironia / Davanti a quella luna / Che un dì ti ha vista mia / E non ti vede più

sábado, 27 de agosto de 2011

Movimiento.


Dibujo del natural, de cuando uno se dedicaba a la enseñanza del Dibujo en Movimiento.

jueves, 25 de agosto de 2011

Barrio de San Pellegrino.


Pasear por el Quartiere di San Pellegrino, en Viterbo, es viajar en el tiempo. Un buen sitio donde pasar una temporadita, para unos ojos de acuarelista decimonónico.

martes, 23 de agosto de 2011

El tiempo se ha parado en Mazzorbo.



El vaporetto que llega de Venecia a Burano pasa por Mazzorbo, desde donde se ve este edificio. Posiblemente podría contar muchas historias, si pudiera, pero el tiempo se ha parado en Mazzorbo.

domingo, 21 de agosto de 2011

A la vista, y oculta.


Venecia es un paraíso para la vista y para (casi todos) los sentidos, y un dolor de cabeza si se quiere ver más allá de lo habitual, por lo mucho que hay que ver. No tiene periferia porque carece de espacio donde tenerla, aunque tampoco tiene problemas para integrarla en su centro urbano sin desmerecer. Este rincón, tan digno como cualquier otro para un pincel, se encuentra en el Gran Canal, oculto a la vista del viajero por lo mucho que deslumbra todo lo demás.

miércoles, 17 de agosto de 2011

A modo de presentación.




Ahora que todo parece permitírmelo, he decidido utilizar este rincón de la red para mostrar a familiares, amigos, conocidos y desconocidos, esos dibujos y esas acuarelas que normalmente se me quedan en algún cuaderno o en alguna carpeta, de donde apenas salen si no es para mi agrado, para apuntalar el ánimo o para constatar que he vivido.

Dice Gombrich en el capítulo II de Arte e ilusiónLa verdad y el estereotipo— que “todo arte se origina en la mente humana, en nuestras reacciones ante el mundo más que en el mundo visible en sí, y precisamente porque todo arte es «conceptual», todas las representaciones se reconocen por su estilo”. Un concepto apreciable, si se pretende confrontar la representación con lo que se representa, aunque cuento con la fortuna de no haberme reconocido aún en un estilo: indudablemente el premio no se encuentra en la meta, sino en el camino.

Supongo que todo lo demás será cuestión de gustos.
Alfaguirrez.